¡Escríbenos por whatsapp!
¡Llámanos al 910 58 28 45!

Blog

La llegada de un hijo, y sobre todo del primero, supondrá un cambio radical en tu vida. Nuevos sentimientos, rutinas y conocimientos son necesarios para afrontar un reto tan bonito como este.

 

A nivel físico

Una de las primeras cuestiones al saber que vais a tener un bebé es planificar la visita al ginecólogo. Si no habías hecho una visita preconcepcional, es decir, hablar con el médico sobre vuestra intención de tener hijos, seguramente esta primera consulta va a ofrecerte muchos consejos a seguir a partir de ahora.

El ginecólogo confirma el embarazo a través de una ecografía transvaginal si estás al inicio de la gestación. Es el primer ultrasonido que se realiza hacia la semana seis de embarazo cuando ya se puede ver el saco gestacional y probablemente escuchar el latido del bebé.

Teniendo en cuenta el tamaño del embrión los expertos pueden calcular su edad gestacional y por tanto la fecha aproximada del parto, aunque también suelen hacerlo teniendo en cuenta la fecha de la última regla.

Se realiza la historia clínica de la mujer (si no se tenía anteriormente), para conocer los antecedentes familiares de la pareja, preguntará si ha habido abortos previos, alguna enfermedad importante o crónica, alergias, intervenciones quirúrgicas anteriores, hábitos de vida, alimentación… El control del peso y la tensión arterial, será algo que se repetirá en las siguientes visitas.

También es necesario realizar análisis de sangre para determinar el grupo sanguíneo y el factor Rh de la embarazada, el nivel de hemoglobina, así como anticuerpos frente a algunas infecciones (rubéola, hepatitis, toxoplasmosis), o de enfermedades como el SIDA y otras de transmisión sexual.

Así mismo, deberás realizar un análisis de orina, para detectar posibles infecciones y comprobar los niveles de azúcar y proteínas (si hay niveles anormales podrían significar la presencia de alguna enfermedad).

El médico recetará suplementos vitamínicos. Es importantísima la suplementación de ácido fólico, durante el periodo preconcepcional y a lo largo de los primeros meses del embarazo. El ácido fólico disminuye anomalías congénitas del tubo neural, cardiacas…

También sugerirá un suplemento de yodo en aquellas mujeres embarazadas que no alcanzan las cantidades recomendadas de yodo con su dieta. Una deficiencia de yodo durante el embarazo y primera infancia puede producir una hipotiroxinemia que afecte negativamente al cerebro en desarrollo.

Estos son los primeros pasos cuando te enteras de que estás embarazada. Más adelante vendrán las siguientes ecografías, nuevos análisis, la compra de ropa premamá, las clases de preparación al parto, la preparación de la habitación y todo lo necesario para el bebé, la compra de la canastilla, la elaboración del plan de parto…

Para aquellas parejas que tienen más problemas para concebir lo primero es realizar pruebas de fertilidad. Es importante conocer el punto de partida para buscar la ayuda necesaria.  Existen productos naturales como la Maca que favorece la fertilidad.

A nivel emocional

En este plano es importante estar preparados, puesto que la revolución hormonal se hará notar y es importante mantener la calma, la tranquilidad y no alterarse con facilidad.

La decisión de la paternidad es la más importante que tomarás en tu vida, más allá del trabajo, la ciudad de residencia o tu alimentación. A partir del momento en que el niño comienza a crecer en el vientre materno todo cambia, y más aún en cuanto el bebé nazca.

La preparación emocional es verdaderamente importante, es vital educar nuestros sentimientos. ¿Cómo puedes conseguirlo? Aunque parezca muy sencillo es fundamental practicar, ejercicios tan fáciles como ser más optimistas, menos irracionales, nada egoístas y más comprensivos encabeza la lista de tareas a partir de ahora.

Por otra parte, dentro del aprendizaje previo a decidir tener un hijo debes hacer un trabajo de introspección y determinar qué cosas del pasado te han marcado para que no cometer esos errores con tus pequeños.

Puedes empezar incluso desde antes de decidir ser padre/madre a leer publicaciones, libros y experiencias de otras personas, puedes preguntar a tus padres o incluso llamar a cada rato a un médico, aunque la mejor ayuda será la práctica.

Esto quiere decir que es un largo camino el que debes atravesar y seguro habrá episodios de incertidumbre, de angustia o temores pero serán más las horas de felicidad plena, amor total y experiencias inolvidables.

Habla abiertamente de tus emociones, miedos o dudas, es natural no saber muchas cosas debido a la inexperiencia. ¡Hablar de ello te ayudará!

Esperamos que este post te haya servido de guía en tu nuevo camino, recuerda que puedes contar siempre que lo necesites con el asesoramiento de nuestro equipo 😊

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *